Desde el año 2010 ya se venía escuchando hablar de un proyecto en Hollywood para homenajear la figura de Freddy Mercury, líder de la banda Queen. Varios fueron los actores y directores considerados que firmaron contrato con la producción y luego renunciaron o fueron despedidos. Y es, quizá, debido a esta inestabilidad, que Bohemian Rhapsody, a pesar de tener a su favor el voto popular, no consigue representar una buena película para muchos críticos. Tampoco lo es para mí.
Bohemian Rhapsody arrancó con mal pie desde la pre producción. Brian Singer comenzó a dirigir el film, hasta que fue despedido y sustituido por Dexter Fletcher, quien, con anterioridad, había formado parte del proyecto, pero había decidido abandonarlo.   
En cuanto a la historia, por momentos pareciera que alguien hubiese querido dar una imagen negativa del protagonista. En algún punto, incluso, se rumoreó que Freddy Mercury moriría a mitad del filme, y la próxima mitad se desarrollaría contando la historia de cómo el grupo lograba continuar sin él, razón que hizo que Sacha Baron Cohen -quien era la primera opción para interpretar a Mercury- abandonara el proyecto.
También hubo rumores de que Daniel Radcliffe o Ben Wishaw estuvieron a punto de interpretar a Mercury; pero, a última hora, la producción se decidió por un talentoso Rami Malek. Y para ser sincero, parece ser esta la mejor decisión que se haya tomado en este filme.  
Interpretar a una figura tan especial como Freddy Mercury es, sin duda alguna, un reto para cualquier actor. Rami Malek supo cómo hacerlo. Su actuación, como la estrella del rock, está estudiada con una increíble perfección.
Malek mimetiza exactamente los extravagantes movimientos físicos de Mercury, y, partiendo de ellos, logra construir un personaje que desconocemos más allá de los escenarios y las entrevistas.
El trabajo de la dirección de actores destaca, sobre todo, porque, además de Malek, el resto del elenco está perfectamente dedicado a sus personajes.  
Bohemian Rhapsody es una película que atrapa, no hay dudas. Tengamos en cuenta que, el simple hecho de contar la vida de Freddy Mercury, a quien todos amamos, ya es un punto a su favor.
Sin embargo, si nos alejamos un poco y somos capaces de profundizar en su contenido, la película no logra ser más que una sucesión de elementos que no profundiza en ninguno.  El guion propone ideas, formas, puntos de vista -con los que podemos o no estar de acuerdo-, pero no logra cerrar ninguno. Todos quedan en el aire. No hay una profundidad en ninguno de estos aspectos.
Esto se hace muy evidente al final de la película, cuando recurren a reproducir exactamente los 20 minutos de la famosa presentación de Queen en el Live Aid en el año 1985.
Si lo vemos con buenos ojos, es de admirar el engranaje para reproducir fielmente este concierto. Sobre todo, es de admirar la precisión de Rami Malek al mimetizar cada movimiento de Freddy Mercury sobre el escenario, de forma exacta e inequívoca. Al ser estos 20min los últimos del filme, es comprensible que salgamos del cine con una sensación de haber presenciado este espectáculo como si Freddy Mercury hubiese reencarnado y nos estuviera cantando a nosotros mismos.
Sin embargo, si analizamos este punto con detenimiento, y lo vemos a profundidad, lejos de ser un elemento para apreciar, habla por sí solo de la poca sustancia de un guion que no acaba de encajar ni cerrar del todo. Y que recurre a elementos como estos para manipularnos y jugar con nuestras emociones.
Otro elemento a destacar, lo es, sin duda, la dirección de fotografía. La cámara juega con la luz natural y nos envuelve en un mundo que reconocemos como nuestro. Aunque, a decir verdad, esto no es algo que nos sorprenda en una producción de Hollywood.
A mi modesto parecer, Bohemian Rhapsody ha sido una película muy sobrevalorada por la industria. Una cinta cuyo mayor aporte, además de la sensacional actuación de Rami Malek, es hacernos reencontrar con un Freddy Mercury reinventado al clásico estilo hollywoodense; un Freddy Mercury al que no le hace honor una película como esta.    
Back to Top