El río que hay en mi mirada
No encuentra desembocadura
Ni siquiera en tus besos.
Soy vulnerable.
Hoy mi aliento no me sabe a vida.
Tampoco a muerte.
Es difícil habitar en lugares intermedios.
Sin sombra o sol;
O con ambos.
Con frío o calor;
O sin ambos.
Perdóname.
Es que hay cosas que no sé decir.
Y hay otras que de tanto repetirlas
Han perdido su valor.
La inseguridad
Tortura cada segundo de mi noche.
Hoy no sé si podré dormir con tu abrazo.
Tampoco sé si podré dormir sin él.
Seguramente,
Ni siquiera logre dormir.
¿Y cómo explicarte
Que este miedo
Comienza y termina en mí?
No me merezco un amor así.
O quizás lo merezco demasiado
Y no sé como lidiar con él.
Me haces muy feliz;
Pero hoy tengo ganas de llorar
Y no sé por qué.
Back to Top